Liz Solari: “El modelaje me canso”

Acaba de debutar como actriz en televisión con un protagónico en la tira para adolescentes Champs 12. Dice que la plata es la gran satisfacción que le dio su antigua profesión. Cómo es trabajar con su suegra, Teresa Calandra, y por qué se siente perseguida por el fútbol.

Download.aspx.jpg (image)

[Download.aspx.jpg]

Dos minutos antes del comienzo del primer capítulo de “Champs 12”, Liz entra al mejor estilo estrella de Hollywood al salón en donde, junto a todo el elenco, verán el estreno. Salvo por la rubia cabellera, parece la protagonista de Una chica al rojo vivo, envuelta en un vestido corto, aunque no poco llamativo, color rojo intenso. Inevitablemente todas las miradas caen sobre ella, Charlotte en la ficción. “Estoy muy contenta y satisfecha con lo que se vio hasta ahora, creo que es un piso muy lindo para arrancar”.

–Encaró directamente un protagónico, no se anda con chiquitas…
–Es una cosa de locos, y sí, es así, debutar a lo grande, me gusta. Tenía muchísimas ganas de hacer tele y había dos formas, o empezar despacito con algo muy tranquilo, o hacerlo así. Me gustan los desafíos.

–Ya hizo cosas para chicos con Barbie, ahora apunta al público adolescente. ¿Qué sigue después de esto?
–No sé, voy poco a poco. No soy de esas personas que proyectan tanto, trato de dejar fluir y que vaya pasando lo que tiene que pasar, que es lo que hice hasta ahora y tan mal no me fue. Me parece que está bueno empezar con un target así, juvenil, como más tranquilo, para mi primera experiencia, y de ahí poder subir.

–¿Siempre quiso ser actriz?
–Sí, siempre tuve la inquietud. Todo lo del modelaje se dio de una manera muy casual, nunca fue mi sueño ser modelo. Se me dio de una manera increíble porque fue un vendaval de cosas, irme a vivir afuera, independizarme. Fue un trabajo con el que me gané todo, me dio una libertad que muy poca gente puede tener, la verdad es que es un lugar muy privilegiado. Pero siempre tuve el bichito de la actuación y está bueno poder hacerlo realidad.

–¿Le genera presión estar en tele con todo lo que eso significa?
–Yo trato de dejar las presiones para los productores, trato de preocuparme por hacer bien mi trabajo, mi simple y humilde trabajo desde mi lugar, y creo que con eso está, basta y sobra.

–¿Cómo viene manejando los tiempos que demanda hacer una tira?
–Es un ritmo abrumante al que me vengo adaptando, tengo mejores días y peores como todo ser humano, pero creo que como me gusta tanto lo que hago…

–¿Qué es lo que le gusta tanto?
–Me gusta cuando lo estoy haciendo, cuando estoy actuando me siento… (piensa), no sé cómo explicarlo, me siento llena, estoy como en mi mejor momento del día.

–¿Y qué le daba satisfacción de modelar?
–La plata (risas).

–Honestidad brutal, que le dicen…
–No te voy a mentir. Igualmente me gustaba modelar, y me sigue gustando. Es una profesión increíble y muy loca. Me permitió viajar, conocer diferentes culturas, adaptarme todo el tiempo a cosas nuevas, gente nueva, te abre mucho la cabeza, pero evidentemente llegó un punto en el que me cansó.

–¿En qué lugar queda la Liz modelo entonces?
–Está ahí, sigue estando y va a seguir estando, creo, porque además es algo perfectamente compatible con lo que hago. Claro, siempre que pueda manejar mi energía porque también soy un ser humano y tengo una vida.

–¿Cómo es trabajar con la suegra?
–Muy pero muy raro. ¡Digo: “mamá” y aparece mi suegra! (risas). Estuvo divertido, la pasamos muy bien, estuvo bueno para romper el hielo. Con Teresa tengo una relación muy buena, tengo mucha afinidad, más allá de que sea mi suegra somos compañeras.

–Verla desfilar inalcanzable en una pasarela, para su novio Diego debía de ser fácil de tolerar. Pero ahora se anda besuqueando con otro, ¿cómo se lo toma?
–La verdad es que encontré en Diego una contención muy especial, no cualquier hombre se lo bancaría. Pero sabía que yo quería hacerlo y me dijo: “negra, dale para adelante, lo más importante es que vos cumplas con tu sueño porque yo quiero hacer lo mismo con mi vida”. Está muy bueno sentir esa libertad, vamos a cumplir 5 años en una semana y eso es lo que hace que yo siga amándolo con locura.

–En su actual trabajo se la ve como una niña traumada en la infancia porque la cargaban por gordita. ¿Usted qué recuerdos tiene de esa época?
–Tengo recuerdos de la adolescencia –cuando era más chiquita, capaz–, que era la alta encorvada, la lunga, chata porque no me crecían las lolas, me decían “pata de tero”. Estaban todos en la fila del colegio y yo era la última porque los ponen de menor a mayor. Era un garrón, ahora porque tengo forma…

–¿Sabe de fútbol, o en casa de herrero cuchillo de palo?
–Sé bastante, es un deporte que me encanta, me apasiona. Fui a 15 colegios porque mi papá era futbolista y después director técnico, mis hermanos son futbolistas. ¡Y ahora lo único que me faltaba es que en Champs 12 termino comprando un equipo de fútbol y me enamoro de un futbolista! ¡¿Entendés que me persigue?! (risas).

Mira YUPS |el canal oficial de CRIS MORENA & RGB|